miércoles, 3 de enero de 2018

COSAS QUE OLVIDAMOS HACIENDO FOTOS


COSAS QUE OLVIDAMOS  HACIENDO FOTOS

Desde que aparecieron las  máquinas digitales y ahora más, con los teléfonos  móviles, ya  nos creemos  que cada vez  que apretamos un botón ya tenemos  una foto. Bueno...pues no.

En general tendremos una imagen, la mayoría de las veces, muy mejorable, ya que nos olvidamos de una serie de principios que antes, con cámaras analógicas de “carrete”, procurábamos evitar,  para no tener que pagar por fotos  absurdas o malas.

Hoy en día, con el pretexto de que  son “ gratis” y podemos hacer  todas las  que  queramos,
descuidamos algunos elementos  que degradan” la calidad de las  fotografías. Aquí van una serie de reflexiones que deberíamos tener  en cuenta:

1.- Piensa la  foto antes de hacerla
 No basta  con apretar  el botón. Hay una serie de normas que mejorarán  claramente  nuestras  fotos. Qué queremos fotografiar, colócalo en el sitio adecuado, encuadra y que la  foto no parezca “la salida del futbol”. Demasiados elementos no mejoran la foto; más  bien la estropean porque pierde interés el sujeto a fotografiar.












2.- Recuerda los dos tiempos del  disparador
Algo tan obvio, pero que muchísimas personas no cumplen. Luego se quejan de que la cámara  no funciona bien, que su “cuñao” tiene una igual pero le ha  salido mucho  mejor  que  la mia... Recordad, que el primer  recorrido(medio) del disparador, sirve para medir la luz, la distancia, el enfoque para cada fotografía. Cuando ya haya medido y enfocado, hemos de apretar  hasta el  fondo. Si no lo hacemos, la cámara hará la foto con los últimos parámetros que haya registrado en  alguna  fotografía  anterior. De no hacerlo así, la fotografía será muy mejorable.

Ejemplo de una foto donde no hemos hecho los dos tiempos.
3.- En la  fotografía  de retratos ponte a la altura del retratado
Una  foto por encima de  su cabeza, dará imágenes  muy “cabezonas “ y dará una sensación de  enanismo  del personaje retratado. Desde  abajo, todo lo  contrario, piernas   muy largas y cabeza “de alfiler”, Además,  si están muy cerca, tendrás zonas desenfocadas. Y  sobre  todo, mira a los ojos  del retratado. Solo cuando veas  que la mirada “ te dice algo” dispara.

 


 














4.- Retrata el objeto, desde  distintos  ángulos.
Te sorprenderá, la  cantidad de matices que vas a descubrir. Cambia de plano, de distancia, de encuadre, de gestos, de incidencia de la luz. Un mismo objeto o persona, te  va  sorprender al final.








5.- Prueba con diferentes parámetros, la misma fotografía
Un cambio de ISO, de velocidad, de enfoque, de diafragma, te dará una serie de matices que  te  harán repetir esa experiencia más veces.


ISO 100, 1/250s

ISO 100, 1/125s

ISO 100 , 1/60s

6.- Si quieres colores naturales, haz las  fotos a la sombra
 Hay una  costumbre (mala) de que las fotos hay que  hacerlas al sol. Los contrastes serán muy duros, las sombras  uertes y los colores “ quemados ”. Si usas el flash de relleno, solo te servirá en los contraluces, pero te dará unas imágenes muy planas.
A la sombra, son  mucho más naturales los colores. Ah!,  y no pongáis los modelos cerca de paredes, setos o carteles, a  no ser  que  queráis darle  el  protagonismo al fondo de la  fotografía. Poniéndolos  lejos de esos elementos,  la fotografía tendrá mucho más protagonismo y el fondo saldrá desenfocado.

Foto tomada a la sombra los colores son naturales

Foto tomada a la sombra, los colores resultan naturales

Fuerte contraste al haber tomado la fotografía al sol

Excesivo contraste

7.- No te pases el tiempo, viendo las  fotos en la pantalla de la cámara
Una costumbre muy generalizada que se come la batería mucho más rápidamente que haciendo  fotos. Además, acabarás fundiendo “ algunos pixeles, y empezarán a  aparecer unos puntitos negros  en la pantalla, ya irrecuperables, aunque esos no saldrán en  la posible  edición de esas  fotos.


8.- Elige diferentes horas del día para tus  fotos
Las del medio día  son las  menos recomendables. La luz es muy fuerte y las sombras duras, además de tener una luzcenital, que es la más sosa” de todas. Busca luces laterales  y prueba.
 ¿Has descubierto la  hora  azul?. Es una pasada, pero solo dura  de 6  a 8 minutos . Sale  todos los días  no  nublados tras la puesta del sol.




9.-  Coloca la parrilla en tu pantalla.
Con ella puesta vas a descubrir una nueva forma de hacer fotos, no te saldrán inclinadas, distribuirás  mejor las  masas y las  figuras. Todos los grandes fotógrafos la utilizan. ¿Recuerdas la regla de los tercios?, Pues  aplícala con la rejilla puesta.
Ya vale por hoy, creo que estos son consejos básicos que despreciamos o simplemente, olvidamos.
Si aplicas  estos  principios, verás la mejoría de tus  fotos.


Ejemplos de fotos sin horizontalidad

 Hala! A hacer  fotos

SALON INTERNACIONAL DE OTOÑO DE FOTOGRAFÍA

SALÓN INTERNACIONAL DE OTOÑO DE FOTOGRAFÍA 2017

 Lugar: Casa de los Morlanes, Pza San Carlos 4, Zaragoza


Horario:
Martes a sábado de 10 a 14 y de 17 a 21h. Domingos y festivos de 10 a 14h.

Fecha:
Del 12 de Diciembre de 2017 al 14 de Enero de 2018 

Precio:
Entrada gratuita

domingo, 12 de noviembre de 2017

LA APERTURA DEL DIAFRAGMA


La Apertura del Diafragma: la Explicación Más Sencilla


Este artículo procede del blog DZOOM, os lo publico aquí porque me parece muy interesante:


La apertura de diafragma es uno de los conceptos básicos más importantes en fotografía. Conociendo y sabiendo controlar la apertura de diafragma serás capaz de manejar aspectos tan fundamentales para tu toma como la exposición o la profundidad de campo.

¿Qué es el Diafragma?

El diafragma es un dispositivo que forma parte del objetivo. Este dispositivo consta de unas palas que se abren y se cierran, dejando un orificio central que permite pasar más o menos luz hacia el sensor de nuestra cámara. Funciona de manera similar a como lo hace el iris de nuestro ojo.
Es importante que tengas claro que el diafragma está dentro de nuestro objetivo, no del cuerpo de la cámara. 

¿Qué es el Número f?

La apertura del diafragma normalmente aparece representada por un número llamado número f. El número f hace referencia precisamente a esta abertura física del diafragma, es decir, al diámetro del orificio que dejan las palas. Cuanto menor sea el número f, mayor será ese orificio, es decir, mayor será la apertura del diafragma y, por tanto, más luz entrará en nuestra cámara. Y viceversa, cuanto mayor sea el número f, menor será el orificio que dejan las palas y, por tanto, menor será la apertura de diafragma, lo que se traducirá en menos luz entrando hacia nuestra cámara.




Como te imaginarás, si situamos dos objetivos muy diferentes (por ejemplo un 200mm y un 20mm) en un mismo número f no conseguiremos un mismo diámetro real del orificio del diafragma. Para tener un estándard, se adoptó que el número f es relativo y equivaldría al diámetro del diafragma respecto a la distancia focal del objetivo. Así pues en todos los objetivos tendremos la misma escala de números f aunque el tamaño físico de sus diafragmas sea más grande o más pequeño.
Por otra parte, el número f que aparece en la descripción de un objetivo es el la apertura máxima que podremos obtener con él. En muchos objetivos zoom verás que hay un intervalo de números f. Esto significa que la apertura máxima irá variando dependiendo de la distancia focal que estés utilizando.




 Por ejemplo, en este objetivo vemos que el número f indicado es f/4.5-5.6. Esto significa que a su distancia focal mínima, 55 mm, el objetivo será capaz de abrir hasta f/4.5. Sin embargo, a su distancia focal máxima, 300 mm, solamente será capaz de abrir el diafragma hasta f/5.6.

Normalmente los objetivos zoom con un número f fijo son mejores aunque también más caros. También cabe destacar que los objetivos de focal fija suelen tener una apertura máxima mucho mayor que los objetivos zoom.
Cuando se dice que un objetivo es muy luminoso, lo que se está indicando es que su apertura de diafragma máxima es muy grande (por ejemplo a partir de f/2.8).

La Apertura de Diafragma y la Exposición

La apertura de diafragma determina la cantidad de luz que entrará en nuestra cámara e incidirá sobre el sensor. Por eso es uno de los 3 pilares básicos que forman el triángulo de la exposición:
Manejando estos 3 parámetros conseguiremos exponer correctamente nuestras fotografías. Recuerda que, para mantener un mismo nivel de exposición, si cambias uno deberás compensar los otros usando la famosa ley de reciprocidad.




Si nos centramos solamente en la apertura de diafragma, cuanto más lo abramos (número f más bajo) más luz entrará hacia el sensor de nuestra cámara, y viceversa, cuanto más lo cerremos (número f más alto) menos luz recibiremos.
La apertura de diafragma está distribuida en pasos o f stops. Los pasos de diafragma (o f stops) no siguen una secuencia lineal. Como te comentaba antes, se refieren directamente al tamaño de la abertura del orificio que dejan las palas. Así pues, encontramos que la lista de los pasos completos de diafragma es: f/1.4, f/2, f/2.8, f/4, f/5.6, f/8, f/11, f/16, f/22. De un paso al otro dejaremos pasar exactamente el doble (o la mitad) de luz que en el anterior. Se suele decir entonces que “abrimos” o “cerramos” un paso de diafragma.
Sin embargo habrás visto otros números f diferentes a los que hemos dicho, ¿verdad? Eso es porque en la mayoría de las cámaras puedes tener 2 o 3 pasos intermedios entre los pasos de diafragma habituales, que te ayudarán a manejar la exposición con mayor precisión. Son conocidos como “medios” o “tercios”, y puedes activarlos o desactivarlos a través del menú de la cámara.




 La Apertura de Diafragma y la Profundidad de Campo


Además de la exposición, otro aspecto de nuestra fotografía que va a variar cuando cambiemos la apertura de diafragma es la profundidad de campo.
La profundidad de campo es la parte de nuestra foto que apreciamos como nítida o enfocada. No solo consta del punto de enfoque, sino toda la zona por delante y por detrás de éste que nuestro ojo capta con una nitidez aceptable.
La profundidad de campo depende directamente de 3 factores diferentes:
  • Distancia focal
  • Distancia al plano de enfoque
  • Apertura de diafragma

En lo que respecta a la apertura de diafragma, que es el tema que nos ocupa, cuanto mayor sea la apertura de diafragma (menor número f), menor será la profundidad de campo (menos zona nítida). Y viceversa, cuanto menor sea la apertura de diafragma (mayor número f), mayor será la profundidad de campo (más zona nítida).



 Al cerrar el diafragma se aprecia notablemente un incremento de la profundidad de campo


La Apertura de Diafragma y la Nitidez

Finalmente también es importante nombrar la nitidez cuando hablamos de la apertura de diafragma. La nitidez es un tema que preocupa mucho a los fotógrafos, tanto profesionales como aficionados. Siempre queremos intentar conseguir la mayor definición y nitidez posible, para que nuestra fotografía luzca en todo su esplendor. Y parte de esta nitidez la ganamos (o la perdemos) a causa de la apertura de diafragma.
En términos de nitidez y apertura de diafragma podemos tratar dos temas diferentes: el punto dulce y la difracción.

1. Punto dulce
Seguro que alguna vez has escuchado el término punto dulce o sweet spot referido al diafragma de un objetivo. El punto dulce de un objetivo hace referencia a la apertura de diafragma óptima en la que ese objetivo en concreto consigue una mayor nitidez en el plano de enfoque.
Cada objetivo tiene su propio punto dulce, que normalmente suele corresponder a dos o tres pasos de diafragma por debajo del diafragma máximo. De todas formas podrás encontrar fácilmente qué punto dulce tiene un objetivo buscando en Google “sweet spot” o “punto dulce” y el nombre del objetivo en cuestión.
También es algo que tú mismo puedes comprobar. Simplemente coloca tu cámara sobre un trípode o superficie estable y haz varias fotos iguales, con el mismo punto de enfoque, pero variando la apertura de diafragma (recuerda usar la ley de reciprocidad para tener una misma exposición en todas las fotografías). Después compara un recorte del punto de enfoque para descubrir en qué aperturas te da los mejores resultados.
Nota: En los objetivos zoom también encontrarás el término “punto dulce” referido a la distancia focal en la que el objetivo ofrece una mayor nitidez.

2. Difracción
La difracción es algo que también afecta mucho a la nitidez de nuestra fotografía. Aunque ya la vimos en profundidad en este artículo, vamos a ver rápidamente este concepto, ya que está muy vinculado a la apertura de diafragma.
A grandes rasgos, lo que debemos saber sobre la difracción es que de manera natural un haz de luz tiende a dispersarse al pasar por un orificio muy estrecho. Así pues, si el orificio que deja libre el diafragma de nuestro objetivo es muy estrecho, la luz se dispersará al pasar por él, llegando de manera distorsionada al sensor de nuestra cámara. Esta distorsión en la captación de la luz se traducirá en un descenso de la nitidez de nuestra fotografía.




 Después de muchas pruebas y estudios se estableció como apertura límite el f/16. Es decir, en diafragmas más cerrados que f/16 es más probable que nos topemos con este fenómeno tan molesto que es la difracción. Como te comentaba al principio, es cierto que dependiendo del tamaño de nuestro objetivo las palas de su diafragma serán más grandes o más pequeñas, y el orificio que dejen a f/16 no será igual de grande para todos. Esto quiere decir que es posible que no en todos los objetivos la difracción se dé a partir de f/16, pero se ha establecido como una referencia estándar.



Recorte de la misma fotografía tomada con diferentes aperturas. A medida que vamos cerrando el diafragma vamos perdiendo nitidez a causa de la difracción
 Una chuleta final que nunca está de más recordar



Podemos observar claramente que a f/5.6 ganamos más nitidez porque es el punto dulce de este objetivo

2. Difracción
La difracción es algo que también afecta mucho a la nitidez.